Archivo para mayo, 2012

La gratitud es una cosa sencilla y poderosa…

Uno debe escuchar su voz interior y paz interior…

Uno cae cuando comienza a escuchar a hombres: esto dicen, esto hablan, etc…

Si quieres conseguir tus sueños es mejor que juegues honéstamente con los demás…

Nunca nunca subestimes la importancia de estar alegre…

Pregúntate: los sueños de mi niñez, cómo conseguirlos?…

Los intentos no sirven…

Encuentra la diversión en tu vida…

Así que mi consejo es hacer las cosas bien esta vez, porque éste tiempo, es todo lo que tienes…

Lo harás cuando estés calmado, en paz, pasivo.

Debes ser creativo, de corazón fuerte, debes tratar que funcionen las cosas y no debes dejar que nadie defina tus límites, porque aquí vienes…

Debes esforzarte por encontrar tu propia voz…

No pierdas la oportunidad de hacer las cosas porque el tiempo no va a volver…

Hay que seguir adelante, sin importar lo demas, hay que luchar por lo que uno quiere o desea…

Si no luchas por ello, nadie lo va a hacer por tí; y hacerlo, cueste lo que cueste, sea como sea y nunca rendirse…

Comienza cada día con un propósito. Sin propósito, no existimos…

SI TIENES UN SUEÑO, DEBES PROTEGERLO; NO DEJES QUE ALGUIEN DIGA QUE UNA COSA NO PUEDES HACERLO. SI QUIERES ALGO, VE Y CONSIGUELO…

Gabriel García Márquez, severamente enfermo con cáncer linfático, escribió a sus amigos y conocidos estas palabras de despedida:

<<Si por un instante Dios me regalara un instante de vida, posiblemente no diría todo lo que pienso, pero en definitiva pensaría todo lo que digo. Andaría cuando los demás se detienen, despertaría cuando los demás duermen, escucharía cuando los demás hablan. Si Dios me obsequiara un trozo de vida, vestiría sencillo, mi tiraría de bruces al sol dejando descubierto, no solamente mi cuerpo, sino mi alma. Dios mío, si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio en el hielo, y esperaría que saliera el sol. Dios mío, si yo tuviera un trozo de vida, no dejaría pasar un solo día sin decirle a la gente que quiere, que la quiero. A un niño le daría alas, pero le dejaría que él solo aprendiera a volar. A los viejos les enseñaría que la muerte no llega con la vejez sino con el olvido. He aprendido que un hombre sólo tiene derecho a mirar a otro hacia abajo cuando ha de ayudarle a levantarse. Siempre di lo que sientes y haz lo que piensas. Si supiera que ésta fuera la última vez que te vea salir por la puerta, te daría un abrazo y un beso y te llamaría de nuevo para darte más.>>

Si supiera que estos son los últimos minutos que te veo, te diría <<te quiero>> y no asumiría tontamente que ya lo sabes.

Siempre hay un mañana, y la vida nos da otra oportunidad para hacer las cosas bien, pero por si me equivoco y hoy es todo lo que nos queda, me gustaría decirte cuánto te quiero, que nunca te olvidaré…

Recuerda, que el mañana no le está asegurado a nadie, joven o viejo. Hoy puede ser la última vez que veas a los que amas. Por eso no esperes más, hazlo hoy, ya que si el mañana nunca llega, seguramente lamentarás el día que no tomaste el tiempo para una sonrisa, un abrazo, un beso y que estuviste muy ocupado para concederles un último deseo.

Mantén a los que amas cerca de tó, diles al oído lo mucho que los necesitas, quiérelos y trátalos bien; toma tiempo para decirles “lo siento”, “perdóname”, “por favor”, “gracias” y todas las palabras de amor que conoces. Pide al Señor la fuerza y sabiduría para expresarlas…